Lecturas para domingo 2° de Adviento, ciclo B – 4 de diciembre de 2011

En este segundo domingo de Adviento el Señor nos habla de la paciencia, tanto desde nosotros que esperamos al Mesías como desde Dios que espera nuestra conversión.

En el Evangelio san Marcos nos cuenta cómo Juan el Bautista anunciaba al Señor y bautizaba en el río Jordán, y quienes se hacían bautizar confesaban sus pecados. Qué importante es que nosotros los cristianos recordemos la importancia de la humildad, sobre todo frente al sacramento de la reconciliación. A veces se puede caer en el error de creer que al confesarnos le estamos haciendo un favor a Dios, y si es una actividad como una liturgia penitencial, donde cada uno debe esperar su turno para poder confesarse, podemos incluso llegar a ser lo suficientemente patudos como para molestarnos porque quien viene antes que nosotros “se está demorando mucho, mientras yo tengo tantas otras cosas que hacer”. Incluso ni siquiera en liturgias penitenciales, puede ser que al confesarte “el padre hable mucho en los consejos”, ¡el mismo sacerdote de Cristo que a cambio de nada te está perdonando en nombre de Dios! Por favor hermano mío, cuando te confiesas no le haces un favor a nadie más que a ti, y ese favor consiste en soltar todo lo que tienes en las manos y en el corazón, incluso eso que te avergüenza y te hace débil frente a los demás, para que Dios por fin pueda ayudarte a volver como el hijo pródigo, lo único que te pide es una buena disposición y paciencia, y ambas cosas las puedes pedir en oración.

La primera lectura habla de allanar los caminos del Señor, preparar la ruta por donde llegará pronto. ¿Cómo está el camino a tu corazón? ¿Deseas realmente que Jesús nazca dentro de ti? Recuerda todo lo que implica el nacimiento de una persona, ¿deseas ser el pesebre vivo de Jesús en Navidad y el sagrario vivo del Señor al comulgar con el corazón bien dispuesto?

Te dejo varios exámenes de conciencia para que, si quieres, prepares una buena confesión y así abras de mejor manera el camino que Jesús desde siempre ha querido recorrer sólo por verte más feliz.

Un gran abrazo en el Señor que nos amó primero y viene pronto a nuestro encuentro.

  • Primera lectura: Isaías 40, 1-5. 9-11
  • Salmo responsorial: Sal 84, 9ab y 10. 11-12. 13-14 (R.: 8
  • Segunda lectura: 2Pedro 3, 8-14
  • Evangelio: Marcos 1, 1-8

Isaías 40, 1-5. 9-11

Preparad el camino del Señor

¡Consuelen, consuelen a mi Pueblo, dice su Dios! Hablen al corazón de Jerusalén y anúncienle que su tiempo de servicio se ha cumplido, que su culpa está paga, que ha recibido de la mano del Señor doble castigo por todos sus pecados.

Una voz proclama: ¡Preparen en el desierto el camino del Señor, tracen en la estepa un sendero para nuestro Dios! ¡Que se rellenen todos los valles y se aplanen todas las montañas y colinas; que las quebradas se conviertan en llanuras y los terrenos escarpados, en planicies!

Entonces se revelará la gloria del Señor y todos los hombres la verán juntamente, porque ha hablado la boca del Señor.

Súbete a una montaña elevada, tú que llevas la buena noticia a Sión; levanta con fuerza tu voz, tú que llevas la buena noticia a Jerusalén. Levántala sin temor, di a las ciudades de Judá: «¡Aquí está tu Dios!» Ya llega el Señor con poder y su brazo le asegura el dominio: el premio de su victoria lo acompaña y su recompensa lo precede. Como un pastor, él apacienta su rebaño, lo reúne con su brazo; lleva sobre su pecho a los corderos y guía con cuidado a las que han dado a luz.

Salmo 84, 9ab y 10. 11-12. 13-14 (R.: 8

R. Muéstranos, Señor, tu misericordia
y danos tu salvación.

Voy a proclamar lo que dice el Señor:
el Señor promete la paz,
la paz para su pueblo y sus amigos.
Su salvación está muy cerca de sus fieles,
y la Gloria habitará en nuestra tierra. R.

El Amor y la Verdad se encontrarán,
la Justicia y la Paz se abrazarán;
la Verdad brotará de la tierra
y la Justicia mirará desde el cielo. R.

El mismo Señor nos dará sus bienes
y nuestra tierra producirá sus frutos.
La Justicia irá delante de él,
y la Paz, sobre la huella de sus pasos. R.

2Pedro 3, 8-14

Esperamos un cielo nuevo y una nueva tierra

Queridos hermanos, no deben ignorar que, delante del Señor, un día es como mil años y mil años como un día. El Señor no tarda en cumplir lo que ha prometido, como algunos se imaginan, sino que tiene paciencia con ustedes porque no quiere que nadie perezca, sino que todos se conviertan. Sin embargo, el Día del Señor llegará como un ladrón, y ese día, los cielos desaparecerán estrepitosamente; los elementos serán desintegrados por el fuego, y la tierra, con todo lo que hay en ella, será consumida.

Ya que todas las cosas se desintegrarán de esa manera, ¡qué santa y piadosa debe ser la conducta de ustedes, esperando y acelerando la venida del Día del Señor! Entonces se consumirán los cielos y los elementos quedarán fundidos por el fuego. Pero nosotros, de acuerdo con la promesa del Señor, esperamos un cielo nuevo y una tierra nueva donde habitará la justicia.

Por eso, queridos hermanos, mientras esperan esto, procuren vivir de tal manera que él los encuentre en paz, sin mancha ni reproche.

Aleluia: Lc 3, 4. 6

Aleluia.
Preparen el camino del Señor, allanen sus senderos.
Todos los hombres verán la Salvación de Dios.
Aleluia.

Marcos 1, 1-8

Comienzo de la Buena Noticia de Jesús, Mesías, Hijo de Dios.

Como está escrito en el libro del profeta Isaías: Mira, yo envío a mi mensajero delante de ti para prepararte el camino. Una voz grita en el desierto: Preparen el camino del Señor, allanen sus senderos, así se presentó Juan el Bautista en el desierto, proclamando un bautismo de conversión para el perdón de los pecados. Toda la gente de Judea y todos los habitantes de Jerusalén acudían a él, y se hacían bautizar en las aguas del Jordán, confesando sus pecados.

Juan estaba vestido con una piel de camello y un cinturón de cuero, y se alimentaba con langostas y miel silvestre. Y predicaba, diciendo: «Detrás de mí vendrá el que es más poderoso que yo, y yo ni siquiera soy digno de ponerme a sus pies para desatar la correa de sus sandalias. Yo los he bautizado a ustedes con agua, pero él los bautizará con el Espíritu Santo.»

About these ads

14 comentarios

Archivado bajo Adviento, Ciclo B, Lecturas, Reflexión

14 Respuestas a “Lecturas para domingo 2° de Adviento, ciclo B – 4 de diciembre de 2011

  1. Shirley López

    coloquen las moniciones por favor

    • Esa es una idea que ha flotado en el aire desde hace tiempo, esperamos poder concretarla pronto porque seguro sería bastante útil para mucha gente.
      Contamos con tu oración? :-)

  2. Gustavo Bogado

    Es un excelente aporte para preparar la celebración eucarística domingo tras domingo, en varias páginas aparecen moniciones pero no las lecturas como estan en el leccionario dominical, y por fin encontré ésta que sí me ayudará a reutilizarla para el folleto que preparo para los fieles dominicales, muchas gracias por este aporte maravilloso!!
    Que Dios los bendiga y la Virgen de Fátima los proteja siempre!!!

    • Justamente es ese uno de los objetivos de poner las lecturas “así” y no de otra forma, qué alegría saber que te sirve.
      Un gran abrazo en Cristo y María!!

  3. Muchas gracias por su gran ayuda y tener este portal donde se pueda encontrar las lecturas correspodiente al tiempo de adviento. Dios los bendiga.

  4. P. Signer

    Les felicito pors reflexiones. Muy buenas y utiles. Estare rezando por ustedes gracias por este servicio pastoral.

  5. Silvana Trogu

    silvana togu
    02/12/2011
    que bueno que atravez de este aparato loco podamos encontrarnos con Jesus.GRACIAS!!!!!!!

  6. patricia

    estaba buscando informacion sobre el adviento para poder seguirlo con mi familia, y estas páginas que encontré me son de mucha utilidad. Gracias por preocuparse de cristianos desinformados y que buscan información. Dios y la Virgen los bendigan para que puedan seguir aportando tanta lecturas de interes. Muchas gracias Bendiciones
    Patrricia

    • Si se trata de buscar a Dios, todos somos cristianos desinformados, y a la vez todos tenemos algo que aportar a esa “desinformación” (jejej). Si encuentras otras páginas que te ayuden para reflexionar este tiempo por favor compártelas con quienes nos visitan.

  7. Victor A.Sinchi

    Gracias por la ayuda

  8. raul

    hace tiempo que no sabemos de ustedes?? saludos y abrazos de su hermano en Dios (:

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s